96 347 62 51 marvax@marvax.com
Central de Esterilización del Hospital Valdecilla. También Laredo y Sierrallana disponen de las suyas / Roberto Ruiz

Bisturies sin rastro de gérmenes

La prevención de las infecciones hospitalarias es una batalla que se emprendió hace muchbos años. Desde hace 20 se mide de forma continuada. Jesús Mozota, jefe del Servicio de Medicina Preventiva, Salud Pública y Seguridad del Paciente del Hospital Valdecilla, es un firme defensor de las máximas medidas de seguridad. Así, ha sido uno de los impulsores de los controles de calidad en las centrales de esterilización tanto de Valdecilla como de los hospitales Sierrallana y Laredo. El pasado mes de junio han logrado, tras varios meses de duros trabajos, la certificación ISO 9001, adecuada a la norme UNE-EN de 2008.

«La certificación nos asegura que el material que se utiliza en los pacientes reúne todas las condiciones de seguridad, que es lo básico para prevenir infecciones» explica el doctor Mozota.

Unos 150.000 equipos se esterilizan y desinfectan cada año en el conjunto de los tres hospitales del Servicio Cántabro de Salud. Solamente Valdecilla realiza 20.000 intervenciones quirúrgicas anuales a las que se suma el material realizado en las diferentes curas. El proceso de estealización se realiza en cada una de las centrales de las que disponen los hospitales.
«La certificación nos asegura que el material que se utiliza en los pacientes reúne todas las condiciones de seguridad, lo que es básico para prevenir las infecciones», apunta el doctor Mozota. De ahí que en marzo de 2012, con el apoyo de Subdirección de Calidad del Servicio Cántabro de Salud, se iniciara el proceso para la certificación bajo la dirección de Mozota y con la participación de Encarna Mediavilla (coordinadora de Enfermería); Lara Pino (responsable de Calidad de la Subdirección de Calidad); Carmen Fernández (supervisora de Esterilizsación de Valdecilla); Isabel Palacios (supervisora de Esterilización de Sierrallana); Alberto Morales (supervisor del área Quirurgica de Laredo); y Jasone Labandera (asesora en Sistemas de Gestión de Calidad). La auditoria externa y certificación ha sido realizada por SGS, líder mundial en el sector de la inspección, verificación, pruebas y certificación.
Los materiales procedentes de los quirófanos y de otras dependencias hospitalarias llegan a la central de esterilización para su tratamiento en unos carros especiales, que también son tratados de forma periódica para mayor seguridad. Hay que tener en cuenta que los materiales son muy diferentes y, por tanto, requieren procesos distintos para su esterilización. Por ejemplo, los bisturíes, pinzas y similares son de hierro y necesitan algo más de una hora de tratamiento a altas temperaturas. Sin embargo, hay materiales termosensibles que no pueden tratar a 120 o 130 grados y se esterilizan en frío con gases y óxidos. Requieren 24 horas de tratamiento y luego hay que airearlos.
La adaptación de las centrales a la normativa ISO ha requerido cambios en la estructura, lo que ha supuesto acometer una serie de obras. Las centrales tienen su zona estéril, su zona limpia y la zona sucia.
Primero se analizó la situación y se elaboró el mapa de procesos. Después, se diseñó y elaboró la documentación del sistema, en la que se incluye el manual de gestión de calidad de las centrales; la documentación de procesos; los registros y protocolos. Una etapa importante ha sido la de la formación del personal para proceder a la implantación del sistema y, en último término, la auditoría interna, que ha comprobado como se ha implantado el sistema de gestión de calidad y se han mejorado los puntos débiles que se han encontrado, y la externa, que ha sido la que ha dado el ok final, en junio pasado, que dio paso a la recepción de la acreditación ISO.
Trazabilidad
Una cuestión de suma importancia es la de la trazabilidad que permite conocer cómo ha sido el proceso de esterilización de cada equipo y quiénes han sido las personas que lo han llevado a cabo. Se utilizan códigos de barras y pistolas para ello. Esta actividad ya se realizaba en Valdecilla y ahora se ha llevado a Laredo y Sierrallana. Los datos se incluyen en la historia clínica de cada paciente.
La posibilidad de conocer cómo ha sido el proceso de desinfección y las personas que han intervenido en el mismo es de suma importancia en el caso de que se produzcan procesos infecciosos y se quieran conocer las causas para solucionar los problemas.
Infecciones
Hace 20 años que los hospitales españoles comenzaron a medir las infecciones nosocomiales y Valdecilla siempre ha estado en esta dinámica. Estos años la batalla contras las infecciones se sigue librando, pero todavía queda camino por recorrer, como es el caso de extremar las medidas de seguridad en el proceso de esterilización.
Las infecciones han bajado de un 11% a un 7%, pero todavía quedan pasos por dar para dejarlas reducidas al mínimo posible, ya que ese porcentaje supone en estos momentos 300.000 infecciones nosocomiales al año en los hospitales españoles y se considera que es una cantidad elevada. «El esfuerzo que se ha realizado es mucho, pero pasos como el que hemos dado ahora con la nueva certificación van a ser muy importantes para garantizar la seguridad de los pacientes», vaticina Jesús Mozota.

 

Via: eldiariomontanes.es

Author Info

Marvax